DÍA A DÍA EN LA UDIAT Y EL COVID-19

Todo fue muy rápido, pasamos de recibir formación en el hospital, y empezar a pensar “qué haríamos sí…” a de pronto, tener que tomar mil decisiones.

A mediados de la semana del 9 de marzo cerramos la piscina y pedimos a los menores con patologías médicas que no acudieran a terapia. Lo prioritario, la salud de los niños.

El viernes por la mañana, dado lo rápido que se sucedían los acontecimientos, decidimos anular ya las sesiones de esa tarde.

Y ahora…..¿qué podíamos hacer? Reunión de viernes, miles de mensajes de whatsapp, llamadas entre nosotros, aportaciones de todo el equipo….en definitiva, un fin de semana muy intenso de trabajo que ha dado como resultado que actualmente podamos apoyar a las familias en función de las caracterísiticas y necesidades de cada uno a través de la teleasistencia.

Creamos grupos de difusión de whatsapp para poder informar al detalle de cada uno de los pasos dados.

Planes de apoyo semanales, individuales y con actividades muy específicas para cada menor. Mail, whatsapp, skype, llamadas telefónicas para saber cómo se encuentran, qué dudas podemos resolver. En definitiva, que las familias sepan que estamos con ellos, que seguimos, y que nos tienen para lo que necesiten.

No nos gusta desarrollar así nuestro trabajo, nos gusta el contacto físico, la presencia de los peques, la interacción cara a cara con nuestras familias….pero dado el momento que vivimos, no cabe otra opción y lo hacemos lo mejor que sabemos y podemos. Nosotros también estamos aprendiendo una nueva forma de trabajar.

La aceptación de las familias ha sido muy buena, un 90% de las familias del SAS están llevando a cabo este plan de apoyo y el 100% de los menores que acuden por Adeslas, también.

En el caso de las familias que acuden de forma privada a nuestro centro, les hemos hecho esperar un poquito más, pero es que no podíamos atender a todos a la vez. Este apoyo que les proporcionamos no tendrá que abonarse, no nos parece que deba tener coste alguno.

En definitiva, nos hemos adaptado a las circunstancias. ¿Y cómo lo hemos hecho? Principalmente gracias a que el equipo que tengo la gran suerte de coordinar, equipo implicado al 100% con los menores y sus familias, nadie ha puesto pegas a todas las labores que ha habido que hacer quitando horas al sueño, todos han aportado ideas y las siguen aportando. Es complicado establecer protocolos sobre la marcha, pero se está haciendo.

Ojalá muy pronto todo acabe, pero todos habremos cambiado después de esto. Esta pesadilla ha hecho que miles de familias hayan perdido a sus seres queridos en situaciones absolutamente inhumanas, sin tener cerca a los suyos, sin despedidas, y eso es dificil de sobrellevar. Estamos con todos ellos, estamos con todos los que están haciendo un sobreesfuerzo para cuidar de los demás, y estamos con nuestras familias y nuestros niños.

Este es ahora nuestro DIA A DIA EN LA UDIAT, y queríamos contaroslo una vez más.

Marina Barber

Psicóloga y Coordinadora UDIAT

About the Author :

Deja un Comentario

ESCRIBE LO QUE BUSCAS Y PRESIONA ENTER