¿QUÉ LE PEDIMOS A LOS REYES MAGOS?

Y llega la navidad, época muy esperada por todos los niños, ya que la llegada de Papá Noel o los Reyes Magos es un momento único y especial. Es un momento, en el que se ilusionan y sueñan, pero también, en el que disfrutan con tradiciones navideñas y de su momento de ocio junto con su familia.

Por otro lado, están los padres, que reflexionan sobre los juguetes y se plantean estas cuestiones:

¿Qué son los juguetes para mi hijo?

Un juguete es un objeto que sirve para entretener y que es utilizado por un niño para despertar emociones positivas en él (diversión, placer, afecto…). Por lo tanto, por lo general, para los niños cualquier objeto de su entorno podría hacer esa función, sin ser necesario que sea el más caro ni el más novedoso del mercado. Por ejemplo, un simple bloque podría ser utilizado por un niño para múltiples funciones (un coche, un cepillo, un lápiz…) y podría divertirse igual que con un coche de juguete.

Para los niños los juguetes son objetos importantes para su desarrollo, ya que estimulan y potencian sus capacidades cognitivas y motoras, así como sus habilidades sociales, ya que favorecen las relaciones y la comunicación con sus iguales y adultos.

¿Qué puedo regalar a mi hijo o cuál es el juguete más adecuado?

Algunas ideas en función de la edad del menor, podrían ser las siguientes:

0-12 meses

Juguetes que fomenten la manipulación y la exploración para que así los niños estimulen sus sentidos: vista (color, luminosidad, forma…), olor, tacto (materiales con distintas texturas, pesos y temperatura), gusto, oído (sonidos al tirar, friccionar, golpear…).

A veces, caemos en el error de comprar objetos de un mismo tipo (ej. plástico duro) y sería aconsejable variar el origen de éstos (ej. madera, metal, plástico, goma, cartón…), ya que de esta manera, les ofrecemos experiencias más enriquecedoras.

1- 2 años

En estas edades, se puede comprar juguetes que continúen fomentando la manipulación y la observación de objetos/personas, pero también, el lenguaje, la acción e imitación de movimientos sencillos (ej. juguetes musicales como el tambor o el xilófono, libros con dibujos grandes, cochecitos, piezas para encajar, animales, bloques de diferentes tamaños y colores para emparejar y clasificar…).  Se puede utilizar juguetes de causa-efecto (ej. presionamos un botón y aparece un oso).

2-3 años

Juguetes que desarrollen el lenguaje, el juego simbólico y el rol así como la imitación (sets de juegos de temas específicos: granjas, construcciones, cocina, alimentos, casas de muñecas…), que estimulen procesos cognitivos (Juegos de clasificar, ordenar, emparejar, formas geométricas…), que refuercen la motricidad fina (ej. torres de cubos, ensartar piezas…) y la motricidad gruesa (ej. Columpios).

3-6 años

Juguetes que desarrollen la motricidad gruesa (ej. Triciclos, bicicletas, pelotas, camas elásticas…), el pensamiento creativo y abstracto, el juego simbólico más complejo, la concentración y la memoria, habilidades matemáticas básicas, resolución de problemas y toma de decisiones, trabajo en equipo y el lenguaje (ej. disfraces, manualidades, juegos de números/letras/formas/tamaños, calendarios del tiempo, juegos de mesa…).

En cualquier caso, se debe de tener en cuenta:

  • Los juguetes deben ser adecuados al nivel del desarrollo del niño.
  • La finalidad y las habilidades que ese juguete puede potenciar en su hijo. Por ejemplo, si su hijo es tímido o tiene dificultades sociales, se le podría comprar un juego que fomente habilidades sociales (compartir ese tiempo con varios “jugadores”, respetar turnos, seguir las reglas del juego, etc), si su hijo es tranquilo o poco activo, se debería utilizar juegos que fomenten la actividad física…
  • Las preferencias o intereses de su hijo, así como la personalidad del menor. Debemos de fijarnos en el juego espontáneo del niño para conocer sus gustos.

¿Cuántos regalos debería hacer?

El exceso de juguetes, no solo en la navidad, sino durante todo el año, favorece el aburrimiento y no desarrolla la imaginación o la fantasía, así como sentimientos de “deseo”, “esfuerzo” o “respeto por el cuidado de las cosas”, tan importantes en el desarrollo personal.

Los regalos de navidad se deben de hacer para educar al niño y para favorecer valores en ellos. A los niños les gusta sentirse especiales y es eso lo único que buscan, y no es necesario hacerle diez regalos para satisfacerles, con unos pocos podrían ser más que suficientes (tres o cuatro juguetes como máximo).  Los padres son los que tienen que poner un límite al número de regalos, tanto los que hacen ellos como los de su familia al menor. El límite se le puede poner en el mismo momento que se le escribe la carta a “Papá Noel o Reyes Magos”.

¿Regalos electrónicos o tradicionales?

No podemos obviar que vivimos en un mundo tecnológico, y que a los niños les llama la atención los regalos electrónicos (ej. la Tablet, videoconsolas…). Éstos, pueden ser beneficiosos ya que potencian capacidades cognitivas en los niños, pero pueden limitar la imaginación o la creatividad, así como potenciar el aislamiento social. Por lo tanto, estos juguetes deben de ser regulados en su uso y combinados con juegos tradicionales.

 Lo más importante…

Los juguetes tienen importancia cuando el niño tiene en su vida rutinaria tiempo de ocio, los niños necesitan jugar: solos, con sus iguales y con los adultos (papá y mamá). Es necesario sacar un tiempo diario para jugar con los hijos, ya que a través del juego, les enseñamos todo lo que necesitan para evolucionar.

“Jugando, Jugando, Jugando, de pequeños aprendemos a hacernos mayores. Jugando, Jugando hacemos crecer nuestro espíritu, ampliamos el campo de nuestra visión, de nuestros conocimientos. Jugando, jugando decimos y escuchamos cosas, despertamos a aquel que se ha dormido, ayudamos a ver a aquel que no sabe o a aquel que le han tapado la vista”. Antoni Tàpies

Rocío Domingo

Psicóloga Infantil Equipo UDIAT

About the Author :

Deja un Comentario

ESCRIBE LO QUE BUSCAS Y PRESIONA ENTER