Trastornos del Espectro del Autismo. Hablamos de conducta

Siguiendo la línea de los artículos publicados en nuestro blog, concretamente sobre los Trastornos del Espectro del Autismo, hoy vamos a hablar sobre uno de los temas que más preocupa a los familiares de personas con TEA:  LA CONDUCTA.

Las personas con Trastornos del Espectro Autista (TEA) son más vulnerables y propensas a manifestar entre sus comportamientos, con menor o mayor frecuencia, conductas consideradas de una u otra manera, problemáticas. Pongamos algunos ejemplos de las conductas más frecuentes:

  • Movimientos estereotipados: son conductas que se repiten una y otra vez (aletear, puntillear, correr de un lado a otro, etc.).
  • Conductas autoestimuladas: chupar objetos, mirar de reojo, realizar sonidos y vocalizaciones repetitivas.
  • Negativismo: no quiere probar cosas nuevas, huye de situaciones sociales y se aísla, escasa relación con otras personas…
  • Conductas disruptivas o desafiantes: desobedecer, gritar, molestar a otros, llamadas de atención, etc…
  • Heteroagresiones: hacer daño a objetos o a personas.
  • Autoagresiones: se muerde en la mano, se golpea la cabeza.

Es inadecuado establecer una relación causal directa entre autismo y presencia de graves trastornos conductuales. Dichas conductas están estrechamente relacionadas con el entorno en el que se producen. No debemos pensar que son niños maleducados o caprichosos, tampoco debemos atribuir malas intenciones a sus actos.

Como ya sabemos, las personas con TEA presentan dificultades de comunicación (a nivel comprensivo y expresivo), intereses restringidos, dificultades para para comprender las situaciones sociales, etc…. Es por ello que, generalmente, la aparición de conductas problemáticas, están estrechamente relacionadas con estos déficits. Lo que observamos es una parte muy pequeña de lo que realmente supone la conducta. Una conducta SIEMPRE conlleva una intención.

Cuando hablamos de modificación de conducta, hemos de diferenciar entre la función y la topografía de la conducta. No se trata de eliminar sin más la topografía o forma en la que la conducta se expresa, sino de preservar la función enseñando topografías adaptadas para el desempeño de esa misma función.

Antes de poner en práctica cualquier técnica de modificación de conducta, es necesario realizar un Análisis Funcional de la Conducta. Consiste en identificar un subconjunto de variables funcionales, cuya manipulación resulte en un cambio significativo de una determinada conducta.

Debemos registrar de forma pormenorizada los siguientes aspectos:

  • Descripción objetiva de la conducta (ej: se tira al suelo, pega dos patadas a la silla, me mira mientras lo hace, y llora intensamente).
  • Duración: en segundos o minutos (en función de la duración).
  • Antecedentes que preceden a la conducta: en este apartado es importante observar el lugar donde nos encontramos, qué personas hay, cómo ha dormido la noche anterior, qué hora es, en qué día de la semana nos encontramos, si está enfermo, si hace mal tiempo, si se ha producido un cambio de hora, etc…. El detonante de la conducta puede ser, a priori, imperceptible o pasar desapercibido.
  • Identificar las consecuencias: cómo reaccionamos nosotros (ej: ¿nos acercamos a calmarlo?, o por el contrario lo ignoramos, ¿le damos una chuche?, ¿finalmente el niño escapa de la situación en la que se encuentra?).

Una vez que hemos realizado este registro, podremos llevar a cabo el análisis funcional y extraer conclusiones. Cuando identifiquemos la causa de la conducta, pondremos en práctica la técnica más eficaz en función del tipo de conducta, la frecuencia y la causa que está generándola.

El mejor momento para poner en marcha una intervención en problemas de comportamiento, es cuando éstos no tienen lugar, enseñando habilidades comunicativas y sociales, dándoles permanente información por adelantado (ANTICIPACIÓN) y fomentar dimensiones de calidad de vida (bienestar emocional, físico, material, relaciones interpersonales, desarrollo personal, autodeterminación, inclusión social y derechos).

No obstante, es muy probable, que en algún momento nos enfrentemos a una rabieta. En ellas se pueden distinguir varias fases: desencadenante, intensificación, explosión y recuperación.

Veamos algunas estrategias que podemos poner en práctica en cada una de las fases:

  • Fase desencadenante: si conocemos la causa que está desencadenando la rabieta, debemos plantearnos si es NECESARIO continuar con la tarea en este mismo momento de una determinada forma, o por el contrario, podemos realizar algún cambio para evitar la rabieta. También debemos darle alguna estrategia para que pueda comunicar “qué quiere” o “qué no quiere”. Si lo que provoca la rabieta es fijación en algún estímulo concreto (ej: un ruido fuerte que le molesta), podemos distraer su atención. Si la causa es física (ej: dolor, enfermedad), debemos tratarlo de forma inmediata desde el ámbito médico.
  • Fase de intensificación: en esta fase es muy recomendable, el uso de apoyos visuales para anticiparle a un niñ@ qué se espera de él/ella en un contexto determinado (ej: tenemos que esperar en fila antes de entrar a clase). También podemos recordar las recompensas (ej: 1º hacemos la ficha y después jugaremos con la plastilina), o especificar exactamente cuándo acaba la tarea (ej: si tengo que hacer una tarea que no me gusta). Es importante que nuestra actitud sea tranquila.
  • Fase de explosión: en esta fase debemos evitar que el/la niñ@ pueda hacerse daño a sí mism@ o hacer daño a otras personas (ej: despejar la zona, proteger a otros, evitar espectadores, etc…). Importante mantenernos en calma y relax.
  • Fase de recuperación: en esta fase debemos volver a la normalidad y proporcionar espacio. Si vamos a volver a realizar la demanda, es necesario esperar hasta que esté calmado. Incluso podemos hablar sobre lo ocurrido utilizando apoyos visuales para reconducir la conducta en futuras ocasiones.

María del Mar García Ortiz

Psicóloga Unidad de Desarrollo Infantil y Atención Temprana

Vithas Hospital Virgen del Mar

 

About the Author :

Deja un Comentario

ESCRIBE LO QUE BUSCAS Y PRESIONA ENTER